viernes, 24 de abril de 2009

La casa sin balcones




Realmente no hay consenso sobre la intención moderna de este edificio. La verdad es que la falta de ornamentación o su diseño sin balcones apuntan sino a una clara vocación moderna al menos sí racionalista. El edificio se realiza en 1925, con un diseño sobrio y repetitivo, utilizando el ladrillo pero no de una manera artística como era lo habitual en la época sino tal y como se concebía el uso del ladrillo para la contribución de un edificio antes de la irrupción de la escuela historicista, como una casa barata y destinada a la clase obrera.

Detalle de la puerta del primer portal



El diseño de un consagrado regionalista como José Espiau, se basa en la repetición de un patrón formado por un cuerpo principal que alberga el portal y dos alas laterales. Resulta curiosa la situación y forma de las ventanas, como si la única concesión estilística de la fachada viniera dada por la alternancia de las ventanas. Todas estás se encuentran enmarcadas en un gran arco de medio punto. El edificio aparece rematado con merlones que ocultan el cuerpo de escaleras.

Vista de los merlones superiores



Recientemente se ha reformado, separando el edificio original de 1925 del cuerpo adosado que da a la calle Luís Montoto construido en 1941 siguiendo un patrón similar.

Aspectos modernos de la casa sin balcones

La casa sin balcones muestra elementos de la arquitectura internacional de la época con las limitaciones propias de una ciudad como Sevilla. Queremos destacar la simetría que presentan los bloques en su composición, con un cuerpo central que alberga la escalera y que a través del juego que forman sus ventanas rompe con la estética tradicional proporcionando al edificio una plasticidad nunca vista con anterioridad en Sevilla.

Bloque de Viviendas en Amsterdam (1914; Michel de Klerk)



Cuerpo central



Por otro lado encontramos adosados cuatro bloques, a modo de urbanización, una serie que repetitiva que en otros casos como por ejemplo los edificios en la Avenida de la Constitución que construye Aníbal González en 1912, hubieran tenido un diseño completamente distinto uno del otro.

Deja a la vista elementos estructurales como los contrafuertes, algo totalmente contraproducente a la escuela regionalista y más propio de los estilos modernos centroeuropeos.

Contrafuerte


Espiau racionaliza el espacio al máximo aprovechando por ejemplo la azotea, a falta de patios para la instalación de los lavaderos. Todos los elementos de la azotea sin embargo no distorsionan la fachada ya que se ocultan tanto en la fachada principal como en la trasera tras muros de ladrillo. Ni que decir tiene que el racionalismo también alcanza a los aspectos económicos.

Arquitecto

José Espiau Muñoz

Año Finalización

1925

Año del Proyecto

1925

Estilo

Regionalismo/Racionalismo

Construcción

Interesante edificio protomoderno. Aunque de intenciones regionalistas muestra un racionalismo propio de otras escuelas como la holandesa. El edificio ha sido recientemente restaurado corriendo mejor suerte que otros edificios racionalistas del barrio de Nervión.

Dirección

C/ Beatriz e Suabia esq. Luís Montoto

Más Información

Arquitecto Espiau. Alberto Villar Movellán. Publicaciones de la Excma. Diputación de Sevilla, Colección Arte Hispalense, Nº40. 1985.