martes, 2 de octubre de 2007

Casa para Manuel Nogueira


El estilo Neomudejar nació en el siglo XIX. La construcción de la Plaza de Toros de Madrid (1874, Emilio Rodríguez Ayuso), supuso la extensión de este estilo por toda la península. El estilo se uso tanto en la construcción de obras civiles publicas (estaciones de tren, teatros, ayuntamientos, etc). En Sevilla, el Neomudejarismo se empieza a trabajar desde finales del siglo XIX, así nos encontramos grandes ejemplos de esta arquitectura de esta época tales como: Estación de Córdoba (1889, José Santos Silva y Nicolás Suárez Alvizu), Costurero de la Reina (1893, Juan Talavera y de la Vega).

El edificio que hoy nos ocupa, se puede catalogar como el primer edificio neomudejar de Aníbal González. El edificio situado entre el cruce de calle de Martín Villa y Santa Maria de Gracia fue construido en 1907 para Manuel Nogueira. El edificio supone la ruptura del estilo modernista en la arquitectura de Aníbal González. La singularidad del mismo se encuentra en la gran variedad de arcos, de medio punto, lobulados, de herradura, con cerámica simulando dovelas. Todo este conjunto de arcos y dovelas se conjunta con otros elementos mudéjares como paños de Sebka (formando esquina) en ladrillo visto y azulejo. El edificio esta integrado en uno de los ensanches realizados en la Sevilla de primeros del siglo XX. Los nuevos tiempos hacían necesario crear una Gran Vía que llegara hasta el centro de la ciudad, así apareció la Avenida de la Constitución que unió los extramuros con la Plaza Nueva, Reyes Católicos unía la Magdalena con el rió mientras que esta Gran Vía unía Campana con extramuros. Martín Villa, 5, supuso un gran cambio en el estilo de Aníbal González, siendo el germen de una de las obras cumbres: El Pabellón Mudéjar para la Exposición Iberoamericana de 1929.

Paños de Sebka en ladrillo visto y azulejos azules adornan la esquina


Colección de Arcos