domingo, 2 de septiembre de 2007

Pabellón Domecq




Uno de los pocos dedicado a la industria de la Exposición de 1929 que se mantiene en pie. Los Pabellones de industrias, aportaron a la Exposición un toque vanguardista, así podemos verlo en el desaparecido pabellón de Uralita por ejemplo. Este Pabellón que nos ocupa hoy se encuentra en el interior del Parque de Marialuisa lindando con la Avenida de la Borbolla, acompañado en la plaza cercana por las no menos vistosas alegorías de la glorieta de Covadonga de Manuel Delgado Brackembury, plaza que sin embargo ya no guarda la magia del 29, debido quizás a que se ha convertido en un aparcamiento indiscriminado, pero eso es otra historia. Adentrándonos en el parque, y tras pasar la Casa de la Prensa (Actual Colegio España) y las citadas alegorías, llegamos al Pabellón Domecq, muy similar al pabellón Real, pero de menores dimensiones. Domecq aprovecho el evento para promocionar su vino la Raza, creado en 1892 con motivo del IV Centenario del Descubrimiento de América. Obra de Aurelio Gómez Millán, de marcado carácter regionalista, realizado en ladrillo visto, se inserta en el parque, como si fuera la casa-retiro de cualquier Palacio Europeo (Algo así debió ser el Costurero de la Reina en su tiempo). Aurelio Gómez Millán, cuñado de Aníbal González, y que además realizo otra obra para otra importante bodega como era Osborne, hoy desaparecida. Actualmente es sede de las Juventudes musicales, tras haber sido durante años sede de Instituto Meteorológico.

Alegorias en la Glorieta de Covadonga.



Detalle de los Ventanales, al fondo la Casa de la Prensa.


Colaboración de Juan José Cabrero (jujoca(arroba) ono.com sobre el Pabellón Domecq(pdf)

Necesitas Acrobar Reader para abrir el archivo puedes descargarlo AQUÍ


Te puede interesar:

Exposición Iberoamericana de 1929

Te puede interesar:

Exposición Iberoamericana de 1929