viernes, 4 de julio de 2008

Edificio para Javier Sánchez Dalp

Este edificio se construyo entre 1915 y 1917, siendo obra de Aníbal González. En sus bajos se encontró durante años el Gran Britz. Este edificio, puede ser una de las obras más completas de las obras en ladrillo que hiciera el arquitecto. Es una obra contemporánea a la Plaza de España, por lo que en ella podemos encontrarnos algunos detalles que nos recuerdan esa obra maestra como son las columnillas de mármol blanco, paños de ladrillo de fabrica, así como labrados capiteles de ladrillo sobre pilastras. Pero sin duda lo más característico de este edificio es su curvada esquina, adornada con un frontón clásico, el edificio se abre a las 4 calles con una monumentalidad atrayente. Esta técnica sería muy utilizada por el arquitecto, y podemos verlo también en edificios como la actual Oficina de Turismo en la Avenida de la Constitución o el Edificio de la Plaza Villasis, ambos de 1913. De su fachada debemos destacar además su composición separando los usos comerciales, planta baja y entre planta del resto del edificio, sin embargo el uso comercial no resta monumentalidad al cuerpo inferior, constituido en su entreplanta por grandes ventanales semicirculares, esta distribución de la fachada responde a ordenes clásicos, que de hecho ya en la antigua Roma era usual en los bloques de viviendas diferenciar entre el bajo comercial y la entreplanta, dedicados al comercio y el resto del edificio, esos cánones clásicos, como decimos se reproducen en este edificio.

La galería a modo de mirador es otra de las evidencias de que estamos ante un edificio de la serie Neorrenacentista de Aníbal González.

El ladrillo cortado es el protagonista del edificio


Otro elemento aplicado con gran éxito es la solución de esquina, sin duda una de las más bellas y elegantes del regionalismo sevillano.



El Gran Britz

Arquitecto

Aníbal González

Año de Finalización

1917

Año del Proyecto

1915

Estilo

Regionalismo

Tipo

Edificio de Viviendas

Construcción

Un edificio que normalmente no se reconoce como una gran obra de Aníbal González, quizás se deba a que no aporta ninguna novedad al estilo del arquitecto, sin embargo basta detenerse delante de el para saber que estamos ante un monumental edificio, encargado además por Javier Sánchez Dalp, el mayor promotor de la época, con lo que el despliegue de medios en la época debió ser máximo.

Dirección

Calle Tetuán esquina a Rioja

4 comentarios:

mikgel dijo...

No sabía que este edificio era de Aníbal. Me gusta más que muchos edificos suyos más "portotípicos" y más conocidos.

eventoensevilla dijo...

Y el Gran Britz q era? Parece como una café, no? Por lo q se adivina en la imagen antigua q has puesto, sin duda supuso una gran pérdida ese interior. Por cierto, al ver las fotos q has puesto veo q en la última reforma del Stradivarius, han eliminado el rótulo q habia de "Métropolis" q habia sobre la entrada principal, quizás no tenía ningún valor, pero estaba acostumbrado a verlo ahí y me ha chocado su ausencia.

Un saludo!!

IJPX dijo...

El Gran Britz era una cafetería de mucho renombre y donde se renuinía lo más selecto del ambiente Taurino. Desconozco en que epoca cerró, cuando hize las fotos pensaba que el exterior de madera pertenecía al Gran Britz, pero en la imagen del Café se ve que su exterior era más rico que esas maderas, que no sé de donde salieron. Saludos!

Mulliner dijo...

"El Britz" era un gran café, nada de cafetería, que contaba con todos los elementos apropiados: camareros uniformados, bandejas metálicas redonda, veladores y una escalera (me parece recordar) casi de opereta. Recuerdo haberlo visitado muy niño, porque vivíamos en la Magdalena y mi padre era cliente habitual. Lamenté su desaparición como la de tantas cosas de Sevilla que ya ni están en el recuerdo.