martes, 10 de marzo de 2009

San Gregorio, 3


En esta casa atribuida a Juan Talavera hace gala de un gran dominio del color. este color refleja no sólo las distintas tonalidades los ladrillos, sino también en determinados paneles cerámicos, por lo que a pesar de ser construida en 1915 podemos encuadrar la en la producción modernista del arquitecto. El arquitecto apenas usaría esta técnica con posterioridad. Se trata de una casa colorida, desde la puerta hasta las balconeras de forja, el paramento de ladrillo ofrece una gama de colores calidos frente a los verdes ya amarillos de los detalles. Destaca la solución de esquina redondeada que contribuye a dar plasticidad a la fachada junto con otros detalles como la forma redondeada de los balcones, evidencia aún cierta influencia modernista. Se trata de un edificio único en Sevilla por su uso del color y por su mezcla de estilos.

Detalles de la fachada


Detalle de la puerta de entrada