jueves, 18 de septiembre de 2008

Proyecto de Edificio anexo al Coliseo España

Este proyecto debía acometerse una vez pasada la Exposición Iberoamericana de 1929, durante la misma el solar estuvo ocupado por unas galerías comerciales. Fue diseñado por Aurelio Gómez Millán, con un diseño similar al del Coliseo. El proyecto se componía de dos partes: una que servía para proporcionar mayor fondo al escenario y construir los cuartos a los artistas, con escaleras y servicios en cada planta; el resto de la finca, se ideó con locales para tiendas y vestíbulos de ingreso, el principal y el de servicio, en la planta baja, y con dos viviendas en cada una de las plantas superiores.

La construcción hubiera sido realizada con fábrica de ladrillo, entramados y soportes metálicos, solados de mármol y de losetas de cemento, y carpintería y herrajes de primera calidad, como hubiera correspondido a categoría del edificio. Ambas fachadas eran de igual traza. En ella se daba la mayor importancia al torreón del ángulo, el elemento principal la composición. La planta baja y el entresuelo recordaran enormemente al Coliseo: balcones marcando el cuerpo principal, compuesto con grandes pilastras entre las que se proyectaron vanos rematados con frontones curvos y huecos de un nuevo entresuelo; el ático y el pretil de azotea remataba el conjunto. En los cuerpos bajos del torreón había una mayor profusión de arcos de medio punto. El proyecto fue calificado de "magnífico", su alzado posee un barroquismo hábilmente compuesto.

Proyecto original





El solar pasó posteriormente a ser propiedad de La Previsión Española, empresa que en 1946, encargó un nuevo proyecto a Aurelio Gómez Millán. Se llegaron a comenzar las obras de cimentación, pero de nuevo se interrumpió la construcción. Constaba este segundo proyecto de siete plantas en todo su espacio, un estudio en el cuerpo más elevado que formaba el ángulo de las fachadas y el sótano. El nuevo presupuesto ascendió a 3,5 millones de pesetas. La planta baja se diseño para establecimientos, la de entresuelo para oficinas, y las superiores se crearon para albergar una vivienda cada una; el ático, en la esquina angular se pensaba destinar a un estudio de pintor.

El conjunto, pensado y resuelto en un peculiar estilo local, de gran monumentalidad, fue planeado con ladrillo visto del mismo color y la misma calidad que la del Coliseo, para lograr un todo de imponente masa, de líneas de composición armónicas, a pesar del diferente destino de ambas edificaciones.

Proyecto de 1946





El edificio actual data de principio de los años cincuenta



La puerta de Jerez en 1927


2 comentarios:

Alfaraz dijo...

Muy buena la foto de la Puerta de Jerez.
Ahora me doy cuenta que -catenarias aparte- el entorno se mantiene casi como entonces.

.

eventoensevilla dijo...

Joooo!! Menuda pasadas de edificios!! Me gusta más el primero, por eso del torreón, jeje, pero el segundo también es espectacular. La visión de la avenida sería muy diferente de haberse construido alguno de estos edificios sumado al que se proyectó justo frente al Coliseo, al lado del edificio de Santa Lucía y que también era espectacular. Lástima que no llegaran a levantarse :(

Un abrazo!!