miércoles, 3 de septiembre de 2008

El Mercado Puerta de la Carne



Tras 9 años de abandono el Mercado Puerta de la Carne ha vuelto a la actualidad, por un desgraciado incendio en su interior que parece no haber afectado a su estructura y por los planes del Ayuntamiento de recuperarlo. Pasado, presente y futuro de una de las primeras obras del Racionalismo Español en lo que a este tipo de edificios se refiere.

Origen

El 15 de Julio de 1926, el teniente de Alcalde, Manuel González Parejo, eleva una moción al Alcalde, Conde de Bustillo, donde expresa la deficiente situación de la ciudad en cuanto a mercados se refiere. Analizando la situación del Mercado de la Calle Feria, expresa que la situación solo puede ser resuelta: "de manera radical, yendo a la construcción de mercados nuevos, que por sus higiénicas condiciones y situación, satisfagan las necesidades del abasto de la población.". Asimismo se refiere al barrio Puerta de la Carne, Nervión, la Borbolla, Santa Cruz y San Nicolás.

En las bases del programa se describen algunos aspectos interesantes.

"Deberá proyectarse de modo, que ofreciendo un aspecto decoroso cual corresponde a un edifico público, sea diáfano y sencillo con lo que podrá resultar de menos costo"

"El proyecto o proyectos que el Excmo. Ayuntamiento acuerde premiar quedará de su propiedad pudiendo por tanto realizarlos como estén, modificándolos o utilizando de ellos lo que juzgara oportuno o dejar de ejecutarlos"


Las bases fueron aprobadas el 8 de Septiembre de 1926. Y los proyectos debían presentarse el 21 de Diciembre de 1926.

Sobre los proyectos que concursaron puedes leer la entrada correspondiente a los otros mercados Puerta de la Carne.

El fallo del arquitecto municipal sobre el proyecto de Lupiáñez Gely y Aurelio Gómez Millán fue el siguiente:

"El proyecto de los arquitectos Sres. Gómez-Lupiáñez, cumple las bases 1º, 2º, 5º, en las 6º, 7º, 9º es incompleto. La decoración exterior es de absoluta sobriedad y algo más prodiga en su interior. Con la distribución se consiguen 128 puestos, teniendo los destinados a carne las dimensiones exigidas y bien dispuestas en sus agrupaciones. La construcción de los puestos de verdura, con divisiones verticales de madera, no la considero conveniente por su pronta destrucción con los baldeos, que se harán con más dificultad que si se construyeran con enrejados, lo mismo que en los puestos de pescado, con los mostradores cerrados con paramentos verticales de cemento al interior y azulejos al exterior. Respecto a la construcción, los detalles del cálculo son completos para las secciones de cemento armado, dimensiones y disposición de hierros, siendo conveniente sustituir las citaras (que con tabiques enlazados dice constituirán el cierre externo del edificio) por citarones cuando menos, para su mayor estabilidad, teniendo en cuenta el carácter permanente del mercado y evitar posibles reparaciones futuras. La cubierta se proyecta de Ruberoid (cartón-cuero) para proteger los techos de cemento armado de la intemperie, la idea acertadísima, en evitación de las reposiciones que pueda exigir debería sustituirse por una solería de ladrillo, aún teniendo que reforzar los elementos resistentes. Finalmente, en la cimentación se proyecta usar morteros de cal y cemento, a dosis convenientes, para el pronto fraguado. En los finales de cañerías deben establecerse pozos de registro para su posible limpieza. Su presupuesto es de 630.439, 18 pesetas incluyendo el 17%, fijando 8 meses para su ejecución y garantía de 1 año. Avala el presupuesto la Empresa General de Construcciones. Estimo este proyecto admisible y completado, con opción al 2º premio, pues por no cumplir todas las bases, no procede concederle el 1er premio."

El proyecto de Lupiáñez-Gómez Millán quedó en segunda posición, por otro lado el presentado como segunda solución por Juan José López Sáez quedo primero y el Proyecto de Magdalena Gallifa y Sánchez Núñez, tercero. Finalmente se eligió la segunda opción con algunas modificaciones. El 25 de Marzo de 1927 se les comunica a Lupiáñez y a Gómez Millán la decisión municipal de ejecutar su proyecto. El 22 de Junio de 1927 el Ayuntamiento acuerda aprobar el proyecto y ejecutar las obras con cargo al presupuesto para "Obras conexas con la Exposición Iberoamericana". El edificio es entregado finalmente el 17 de Febrero de 1930 al Ayuntamiento.

Su Diseño


Sus suaves líneas cercanas al marco expresionista que dominaba gran parte de la vanguardia arquitectónica europea, lejos de cualquier regionalismo, ha hecho que durante años pase desapercibido, para la ciudadanía y las autoridades publicas, de hecho hasta no hace mucho aún no estaba declarado BIC. Gran fama, sin embargo, tienen otros mercados como el de Algeciras del ingeniero Torroja de 1935, con su espectacular cúpula. ¿Pero cual es la importancia del mercado Puerta de la Carne, como hito arquitectónico del movimiento moderno Sevillano? La respuesta es sencilla, quizás estemos ante la muestra más valiosa del movimiento moderno dentro de nuestra ciudad, primero por sus autores, un joven Lupiáñez Gely que debido a su enfermedad no había obtenido aún el titulo, y que mostraría gran aptitud para las vanguardias durante toda su carrera, a el le acompaña A.Gómez Millán, quien ya había realizado algún edificio moderno en nuestra ciudad como "Autoibérica" en la Calle Sierpes; segundo la precocidad de la obra, hablamos del año 1927, el considerado padre del GATEPAC, Luis Sert, no realiza hasta 1930 su ópera prima, la casa Duclós. Otro racionalista, Fernando García Mercadal, realiza en 1926 su primer proyecto racionalista, "El Rincón de Goya", que finaliza en 1928, en 1929 presenta el proyecto racionalista para la Inmobiliaria los Remedios en Sevilla. Secundino Zuazo, durante esta época muestra un tímido racionalismo acompañado con grandes dosis de academicismo, que se muestra en el plan para la Inmobiliaria los Remedios que realiza en 1926, otra obra destacable es el Edificio de Correos de Bilbao de 1927, sin embargo es con la segunda republica, sobre todo a partir de 1932 cuando muestra su racionalismo más depurado. Tan sólo algunas obras con cierta influencia Decó se adelantan al Mercado es el caso del Teatro Pavón de Anasagasti en Madrid, que data de 1924. Como vemos los grandes maestros del racionalismo español comienzan durante estos años a desarrollar su técnica, si bien en la mayoría de los casos no son obras de gran envergadura.

Su diseño sigue la modelo claustral, con una gran cubierta a dos aguas que proporciona suficiente luminosidad al interior. Así mismo tiene importancia no sólo el patio central sino el perímetro, donde se ubican puestos que necesitan mayor mantenimiento que los del centro, que queda totalmente diáfano, los puestos del centro están construidos en madera y de escasa altura para no romper la diafanidad y libertad del gran espacio abierto. La gran estructura abovedada de hormigón permite no solo definir la distribución interior, sin que además debido a su escalonamiento permite la incorporación de grandes ventanales, el diseño de gran plaza central combinado con puestos perimetrales se refuerza con una banda decorativa que recorre el perímetro del mercado y que hoy se encuentra en mal estado de conservación.

Hablar del diseño del mercado es hablar de su gran lucernario, construido en hormigón armado, es sin duda uno de los elementos más característicos del Mercado, diseñado con una doble función, por un lado estética: a pesar de que el mercado tiene un aspecto cerrado desde el exterior, el lucernario reduce esa barrera psicológica, que desaparece cuando se accede a su interior y se contempla la gran luminosidad que proporciona este lucernario. Según J.M. Jiménez Ramón, los arquitectos se inspiran en el Matadero de Lyón de Tony Garnier, realizado en 1917, sin embargo en la obra de Garnier no se reduce a un lucernario, sino que toda la techumbre, a dos aguas, se escalona permitiendo la entrada de luz natural. (Si alguien tiene curiosidad sobre la Nave de Garnier y sobre sus usos, fue salvada de ser demolida en 1973 y actualmente es un lugar donde se realizan ferias, congresos, espectáculos, conciertos. Cuenta con 5000 butacas y 8000 plazas adicionales para conciertos, eso sí su planta algo más pequeña que la de nuestra Fábrica de Tabacos.). Y por otro lado la presencia del lucernario, entre otros elementos nos da una idea de la funcionalidad con la que se realizo el mercado, iluminación y ventilación, higiene, regularización de huecos diferenciando entre una gran plaza y los puestos perimetrales, limpieza de líneas para facilitar el mantenimiento del edificio.


Lucernario



El exterior se muestra sólido con líneas depuradas y ciertos toques expresionistas, como las esquinas redondeadas que flanquean la entrada, la banda a modo de cornisa que recorre el perímetro del mercado o alguna balconera que nos encontramos en su parte trasera.


Detalles de la Fachada







Vista de la fachada lateral


Fachada lateral del proyecto original

Perspectiva según H. Montes


Transformaciones y estado actual

Los mostradores de madera apenas duraron 5 años, en 1935 empiezan a sustituirse progresivamente a petición de los propios comerciantes. Hoy en día podemos ver algunas construcciones en la segunda planta, gran parte de estas fueron realizadas por Juan Talavera en 1936, y se realizan para albergar algunas oficinas municipales. Sin duda esta intervención tuvo un impacto negativo sobre el edificio ya que rompe su linealidad y armonía arquitectónica, esperemos que en futuras intervenciones se tenga en cuenta la eliminación de estos añadidos. El actual color no es original. A esto hay que sumarle la más que probable pérdida de las cristaleras, realizadas en madera, tras la intervención que se propone, este material se viene sustituyendo por aluminio en casi todas las intervenciones. Aunque la mayor parte de las cristaleras se conserva, cada día quedan menos, las ultimas destruidas por el incendio de su interior. El estado actual es lamentable, un edificio pionero, que ha permanecido durante más de 9 años en total estado de abandono. Igualmente hay que se escépticos con las futuras intervenciones, una departamentalización de la plaza central o la ocultación de su lucernario bajo un falso techo con tal de aprovechar mejor el espacio, acabaría con el espíritu vanguardista de este mercado.



Interior en su inaguración, en la fotografia se aprecian los puesto centrales de madera, que comenzaron a se sustituidos a partir de 1935.



Interior en la actualidad



Arquitecto

A. Gómez Millán y Gabriel Lupiañez gely

Año de Finalización

1930

Año del Proyecto

1927

Estilo

Movimiento Moderno

Tipo

Mercado

Construcción

Un edificio pionero en nuestro país en cuanto a estilo. En el se observa una rica mezcla de estilos vanguardistas, a pesar de que hoy tiene partes sustancialmente modificadas y su estado no es bueno. Construido en hormigón armado, da continuidad al mercado tipo claustras, arraigado en nuestro país.

Dirección

Demetrio de los Ríos

Más Información

Tres aportaciones cruciales de Gabriel Lupiáñez Gely. José María Jiménez Ramón. 1999. Diputación de Sevilla.


Web: Catalogo Docomomo. Junta de Andalucía

3 comentarios:

mikgel dijo...

No creo que puedan construir un falso techo ni departamentar la plaza central. Es un edificio protegido. Además, si se va a usar para los fines que pretende el ICAS necesita un gran espacio diáfano para exposiciones, conciertos, representaciones. Evidentemente ese espacio es la plaza central. Eso sí, no sé hasta qué punto su adaptación como "espacio escénico" pueden afectarle.

eventoensevilla dijo...

Ey, cambio de imagen en tu blog, me gusta el color azul q le has puesto :)

Q pena de edificio, es una lástima q esté como está y más pena me da aún lo q pretenden hacer con él. Comprendo q haya edificios q no puedan seguir teniendo su uso por circunstancias de la vida, pero éste fue diseñado como mercado y eso debería seguir siendo. Ojalá recapaciten y destinen el edificio para lo q fue construido :)

Un abrazo!

IJPX dijo...

Sí ha sido un cambio obligado, por que no sé por que motivo los links se han puesto azules, y yo con eso de la combinación de colores soy muy obsesivo, no los he podido cambiar al color original y la solución que he encontrado ha sido cambiar la plantilla calida por un fresca jaja además es una imagen más invernal. Estoy contigo debería seguir como mercado, con una modernización por supuesto por que era algo que ya se necesitaba. O se podría haber trasladado a un nuevo mercado más nuevo y moderno, lo que no es normal que se aleguen malas condiciones del mercado y se tralade a unas caracolas en una estación de tren, que además es otra joya. Estoy ansioso por conocer el plan del este mercado y ver si también se avanza en la estación de San Bernardo y en la construcción de un nuevo mercado. Voy a colgar una imagen del mercado en su inauguración. Un abrazo!!