lunes, 28 de abril de 2008

Edificio Central de Correos


La Casa central de Correos, es otra de las obras que nacen al amparo de la expansión de Sevilla a partir de la Exposición de 1929. La tardanza de la construcción de una sede Central de Correos, se compensa con un edificio de un estilo poco común en Sevilla: el Art Decó. Era común que las grandes instituciones acudieran a los estilos internacionales, como podemos observar en el clasicismo del Banco de España, sin reminiscencias locales, otras instituciones optaban por contratar a arquitectos regionalistas consagrados como Talavera y Heredia o Espiau, con sus edificios de la Cia. Telefónica y la Cia. de Seguros la Adriática respectivamente.

Fachada lateral



Correos se desliga de esta ultima tendencia, y encarga el trabajo a la pareja formada por el madrileño Joaquín Otamendi y Luis Lozano. Esta pareja de arquitecto fue seleccionada en 1918 por la Dirección General de Correos y Telégrafos para la construcción de varias sedes a lo largo de la geografía española. Otamendi ya habia participado junto a Antonio Palacios en la construcción del Palacio de las Telecomunicaciones de Madrid. En esta ocasión el Art Decó se mezcla con elementos neobarrocos. Los elementos Decó los encontramos en los zig-zags de los marcos de las ventanas, y de las puertas, así como en la uniformidad de su fachada. El aire barroquizante proviene sobre todo de su escudo, un relieve que surge de la pared. La curva que hace de esquina y de buzón, da la continuidad al edificio que buscaban sus arquitectos. Si interior también es destacable, ya que el aspecto macizo del exterior contrasta con el interior, donde las ventanillas giran en torno a un patio de estilo andaluz.

Detalles Art Decó





Escudo

Patio