miércoles, 1 de abril de 2009

Casa de las Aguilas


Construida en el Siglo XVII se trata de una Casa Palacio, de fachada no muy extensa, que muestra una mezcla entre el barroco de su portada y el clasicismo de su fachada, tal y como era normal en la época. Al igual que muchos otros Palacios sevillanos sufrieron cambios durante el siglo XIX. Es una casa que, según opinión de Vázquez Consuegra, "alcanza una de las cotas más brillantes en la organización de la casa sevillana por su secuencia entre los espacios abiertos del apeadero y patio principal."

La fachada adopta una composición simétrica respecto a la portada de mármol que se sitúa en su centro. Está compuesta por pilastras corintias y cartela en el centro del dintel, sobre la que se abre un balcón, con balaustres de mármol (al igual que el resto de los vanos de fachada de planta alta), flanqueado por dos águilas y acotado por un frontón curvo. La fachada se remata con una fuerte cornisa y balaustrada de fábrica que oculta la cubierta de teja.

El Palacio perteneció al Marqués de la Casa Estrada, cuya familia usa el águila imperial en su escudo, lo que explicaría la existencia de dos aguilas en la fachada, realizadas estas en mármol . Estas dos águilas, de corte imperial, están realizadas con “un excelente dibujo y muy acertado cincel” según González de León. Erguidas, apoyan sus garras sobre una base ortogonal de pocos centímetros del altura, cuya superficie no excede la del remate arquitectónico en el que aparecen fijadas. Ambas giran simétricamente el cuello hacia el centro del paramento, sobresaliendo ligeramente en su parte más alta por fuera de los elementos que constituyen el alzado del edificio en su pared externa.

Imagenes