lunes, 3 de noviembre de 2008

Casa para María Cháfer



Esta pequeña casa en la Plaza de San Francisco, constituye uno de los primeros ejemplos del Regionalismo de Juan Talavera y Heredia. Construida en 1914 forma parte de una escasa producción en lenguaje neomudéjar (entiéndase gótico-mudéjar sevillano) que se completa con la casa para los Hijos de Vicente Aceña en la Borbolla y años más tarde con el Pabellón de la Telefónica para la Exposición de 1929. El neomudéjar triunfa en los primeros compases del regionalismo Sevillano, aunque lejos queda el edificio que construye en Martín Villa Aníbal González en 1906, durante el primer quinquenio de los años diez, es evidente que ni neobarroco, ni neorenacimiento, lo que triunfa son las obras neomudéjares o platerescas. Y aquí tenemos uno de los mejores ejemplos de un joven Juan Talavera. El edificio, entremedianeras, destaca por su cuidada estética, donde destacan múltiples elementos platerescos en marcos y arcos, asi como un bonito juego de tracerías en los balcones que nos recuerdan a nobles edificios de la ciudad como la Casa Pilatos o la Casa de los Pinelo. Por supuesto también debemos destacar el uso de la madera, que en años posteriores tan sólo José Espiau seguiría usando en sus construcciones, siendo más característico de Juan Talavera la piedra y de Aníbal González el ladrillo de fábrica.

Detalle del balcón

Patio de la Casa Pilatos



La madera fue muy utilizada en los inicios del regionalismo, pero posteriormente debido al mantenimiento que necesitaba se usaria tan sólo en importantes edificios como el Teatro Coliseo, aunque José Espaiu si la usaba con asiduidad para separar el bajo comercial del resto del edificio.

La Plaza de San Francisco hacia 1900 y la Plaza de San Francisco hacia 1933, el edificio por entonces servía de soporte para un gran cartel publicitario sobre Vino y Coñac.


Arquitecto

Juan Talavera y Heredia

Año de Finalización

1914

Año del Proyecto

1913

Estilo

Neomudéjar

Tipo

Edificio de Viviendas

Construcción

Tanto este como el edificio aledaño de José Espiau, nos sirve para interpretar el primer regionalismo, edificios muy cuidados estéticamente, con pretensión de participar en el concurso de “casas sevillanas”. Estos edificios buscan la reinterpretación de la arquitectura sevillana de otras épocas, mostrando la arquitectura de fuera hacia dentro, tomando recursos estilísticos de patios, como en este caso e incorporándolos a la fachada.

Dirección

Plaza de San Francisco