domingo, 13 de enero de 2008

La entrada a la Exposición Iberoamericana

La entrada a la exposición de 1929 guarda uno de los mejores proyectos nunca construidos de Aníbal González: Un Arco del Triunfo. La actual entrada la podemos, situada en la Plaza de San Diego. En ellas confluyen un total de cinco Avenidas. La principal es sin duda la Avenida del Cid, concebida como una avenida monumental, en su mediana se coloco la Estatua del Cid que le da nombre de la que existen varias copias repartidas por el mundo entre ellas la de Buenos Aires que fue donada por la Ciudad de Sevilla y por expreso deseo de su escultora en 1935. Además en esta avenida debemos destacar de la fuente de la cuatro estaciones, realizada por el escultor Manuel Delgado Brackembury en 1929.

La Estatua del Cid sobre la torre Norte de la Plaza de España y la estatua del Cid en 1929





Fuente de las cuatro estaciones



Dejando a un lado la grandiosa Avenida del Cid nos centramos en la portada, diseñada por Traver en estilo Neobarroco. La entrada se compone por un arco del triunfo, de tres arcos. En cada arco hay una escultura, dos de ellas, en los laterales de Pérez Comendador y la central representando a Hispania de Manuel Delgado Brackembury. El conjunto de la entrada se completa con unos pilares Neobarrocos que flanquean las vías de Acceso y el Pabellón de Información, hoy restaurante "La Raza", realizado por Traver en colaboración de Granados de la Vega y que se encuentra entre el Neobarroco y el puro pintorequismo.

Vista Actual de la Entrada a la Avenida de la Plaza de España y Avenida de Portugal


Entre uno de los tantos proyectos que jamás se llegaron a realizar, se encontraba un arco del triunfo. El proyecto de Aníbal González, incluía además una taquilla que servia de portabandera. Quizás el Arco de triunfo más moderno en España, corresponde al arco realizado por Josep Vilaseca i Casanovas. El Arco de Aníbal González, fue propuesto al comité de la exposición en 1925. El cese de Aníbal en 1926 al frente de las obras, recayendo la responsabilidad en Traver, tuvo gran culpa de que al final no se construyera el Arco del triunfo, aunque si otro arco, que hemos descrito arriba. De estilo renacentista, estaba inspirado en el arquillo del ayuntamiento.

Proyecto de Arco del Triunfo para la entrada de la Exposición iberoamericana.


Vistas de la entrada en 1929



Arco de Traver

1 comentario:

eventoensevilla dijo...

Sin duda hubiera sido increible poder contar con el arco de triunfo de Aníbal. Nada más de pensar en tener un arco de triunfo, como lo tiene Barcelona... se me cae la baba. En fin, uno más de los muchos proyectos q no pudieron ser :)